plugins-wordpress

Antes de nada es conveniente diferenciar entre dos tipos bien diferentes de plugins. Por un lado están los plugins que convierten en WordPress en otras herramientas diferentes de un blog o web corporativa, y por otro están los plugins que aportan pequeñas funcionalidades a culquier tipo de web.

En este caso nos referimos a ese segundo grupo de plugins que aportan pequeñas funcionalidades adicionales a WordPress y a veces simplemente comodidades. ¿Debemos usar todos los plugins a nuestro alcance? Para nosotros la respuesta es que no debemos utilizar más plugins de los realmente necesarios, porque con cada nuevo elemento que añadimos a nuestra instalación estamos añadiendo un punto de control o de revisión que se está revisando para cuando tiene que entrar en acción, lo que a la larga puede notarse en la rapidez de respuesta de nuestra web.

¿Realmente es para tanto?

Puede serlo, sobre todo si la web tiene un uso intensivo. Hay dos situaciones muy típicas en las que se encuentran muchas webs que así lo demuestran y las pongo de ejemplo. Son casos reales:

  • Web corporativa con muy poco tráfico que ha contratado un servidor mínimo, el más económico de un proveedor de cierta reputación. La web funciona correctamente con WordPress y una plantilla genérica bastante sencilla. Deciden modernizar el aspecto de la web y compran una plantilla premium con decenas de opciones de configuración. Tras terminar todos los ajustes y opciones de configuración, que son más de treinta o cuarenta, la nueva web ha mejorado enormemente desde el punto de vista estético, pero ahora la respuesta del servidor es insufriblemente lenta.

    ¿Por qué? Porque cada opción de configuración de la plantilla supone una consulta dinámica a la base de datos para construir la presentación de la web, y muchas de las opciones de configuración de la plantilla en realidad estan actuando como plugins que modifican la funcionalidad original de WordPress.

    Ahora las necesidades del servidor se han triplicado y todavía nadie visita la web. ¿Ha compensado el esfuerzo?

  • Web con tráfico modesto que incorpora un plugin de creación de formularios de contacto. Por las características de la web, cada semana se crea un formulario de contacto nuevo que almacena los datos de los usuarios que lo utilizan, y todos los formularios están permanecen activos con el paso del tiempo. Un buen dia empieza a fallar el refresco de las funcionalidades del administrador de WordPress, y cada vez va a peor. Una simple prueba demuestra que desactivando el plugin de gestión de formularios se acaba el problema.

    ¿Qué está ocurriendo? Cada formulario activo está actuando como si de un nuevo plugin se tratara, y a los plugins que ya estaban en marcha hay que sumarle un formulario semanal. El resultado con una base de datos bastante abultada en número de registros de artículos es que el servidor no es capaz de procesar con suficiente rapidez las peticiones del admin de WordPress: lo hemos sobrecargado con puntos intermedios de revisión.

Estos son casos reales, es verdad que poco convencionales, pero más habituales de lo que parece. Todo plugin u opción personalizable en una plantilla supone un punto más en contra de la rapidez de respuesta de nuestra web. Por ese debemos ser cautelosos y procurar en la medida de lo posible un cacheado de las páginas para reducir las necesidades de procesado del servidor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *